Inicio » Uncategorized » COVIDIOTAS

COVIDIOTAS

trump

Hoy a la hora del ya institucionalizado vermut, que a diario he venido respetando desde mi primer día de confinamiento, a nadie le puede perjudicar en exceso una cerveza fría y unas patatas fritas para poder asimilar las noticias del telediario de la noche en mi añorada tierra, me puse a reflexionar sobre el alarmante aumento de la estupidez humana en tiempos de pandemia.

Al tercer trago de mi espumosa aliada de las dos de la tarde, el periodista anunciaba con sobriedad, que la policía madrileña había intervenido en cuatrocientas fiestas en domicilios y multó a noventa y siete grupos por organizar botellones en calles, plazas y rincones de la capital española. Lo cierto, es que no entendí muy bien lo que significaba multar a noventa y siete grupos, significaría que ¿la totalidad de los integrantes de cada uno de ese casi centenar de reuniones callejeras debía pagar una multa? O acaso ¿la sanción la pagaba una figura legal algo difuminada como una asociación botellonera (noventa y siete en este caso) y se presentaría en día de actos un representante legal de la misma? Lo cierto que nadie ha sabido aclararme este punto que me tuvo pensativo media cerveza y varias patatas fritas.

Lo otro, las fiestas domiciliarias, entiendo que el propietario del inmueble es el destinatario de la punición pecuniaria.

Recordé por automatismo las palabras que más de una vez oí pronunciar a mi maestro de música en relación con lo insospechado que se comporta el cerebro humano en situaciones de estrés colectivo y siempre complementaba su reflexión, con alguna de las amargas anécdotas que vivió en su infancia, cuando los bombardeos de los aviones alemanes entregaban con generosidad el dolor, el pánico y la desesperación entre sus vecinos camino de los refugios subterráneos.

Ni te imaginas de lo que somos capaces de hacer en esas circunstancias, cuando el horror brota en los rostros, pero los corazones se desbordan de generosidad hacia quienes te rodean.

No quiero imaginar la cara de decepción que esbozaría mi maestro si estuviera aún aquí y conociera estas noticias de ayer en Madrid.

Claro que, en el transcurso del noticiero, descubres las palabras, sin sonrojarse, de la presidente de esa misma comunidad autonómica, explicando que la letra d de Covid-19 significa diciembre. Al final tenemos lo que merecemos en casi todas las ocasiones.

Estamos y tenemos, y eso no es desde el inicio de la pandemia, si no desde hace bastantes años, la sociedad que, por dejadez, por displicencia diría el maestro, hemos dejado crecer como un monstruo que se alimenta, en este caso, de la idiotez de las mujeres y hombres que formamos esta sociedad. Una sociedad dominada, lamentablemente, de idiotas y permitidme que me robe el calificativo que ya han empleado en algún rotativo en esta mañana de lunes y aduciendo a esta temporada de confinamiento, una sociedad dominada por covidiotas.

El peligro de la covidioticracia nos ha asaltado y tomado sin un remedio a corto plazo que nos haga albergar esperanzas de cura.

Seguro que necesitaremos algo más que el VIH lopinavir-ritonavir, el medicamento para la hepatitis ribavirin y el tratamiento para la esclerosis múltiple interferón beta, para quitarnos del medio esta pandemia y sus secuelas secundarias, las grandes empresas farmacéuticas que investigan el mejor remedio, deberán añadir en la composición de esos medicamentos y vacunas deseadas; unos gramos de poesía, de las de Ángel González, algunas gotas de pintura, los colores de Velázquez funcionarán y como excipiente las notas de cualquier parte de la Flauta mágica de Mozart. Creo que con todo eso servirá para atacar con fuerza el virus de la covidiotez.

Pero mientras tanto, deberemos seguir protegiéndonos de todos esos peligros, aunque en Madrid y en otras tantas ciudades de nuestro maltratado mundo, los infectados de este nuevo patógeno, se sigan juntando en fiestas, botellones, ruedas de prensa y parlamentos.

Y que yo lo siga viendo a las dos de la tarde, con mi cerveza fría y mis patatas fritas.

 

Ángel Descalzo Fontbona – Mayo 2020 (año del confinamiento)

 

2 pensamientos en “COVIDIOTAS

  1. Y mi querido Ángel, ojalá todos los remedios que citas nos rescataran de las circunstancias, sin embargo, lamentablemente vivimos en la era de la estupidez per se: Pocos cuestionan de dónde, cómo o por qué es que las cosas funcionan u operan de tal o cual modo; se ruega por el asistencialismo y no por el trabajo, porque este último es injusto y agotador; los jóvenes no tienen vocación de hacer cambios y la mayoría de los viejos se consuelan pensando que “todo tiempo pasado fue mejor”. Prima el reguetón y la banda, ambos géneros musicales que no exigen la inteligencia mínima para generar tres notas musicales distintas.

    Comparto tu pensamiento al respecto de tener los líderes que nos representan. Son un espejo del pensamiento y actitudes de nosotros los gobernados.
    El pensamiento ecosuicida me hacía reflexionar en la inutilidad de la especie humana sobre el planeta. Sin embargo y cito aquí a Joaquín Sabina (aunque no sea tu favorito) “Nos sobran los motivos” y he hecho contrapeso a los telediarios y de las cifras de mortandad disfrutando de los Monty Phyton, de Les Luthiers y de algunas novelas históricas que me recuerdan que todo esto que vivimos, este miedo y esta exhibición de impotencia ya lo han vivido otras generaciones y el mundo, el mundo sigue siendo y será por muchos años más, como ya lo dijo Carl Sagan, “un punto azul pálido”.

    Abrazos, siempre.

    • Querida Vivi, tu pesimismo, que afortunadamente no llega a niveles shopenhauerianos, muestran la realidad de los que le piden a la vida algo más que tres acordes, pero que a la vez tienen la posibilidad de contribuir con ese grano de arena tan importante para conseguir los cambios. Es doloroso, pero sin ti y los tuyos no hay forma. Ese punto azul pálido, merece algo de brillo…
      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s